Foro PNFMIC - ASIC Alí Primera
Buen Día Camarada!
Para Registrarte y publicar sigue los siguientes pasos:
1)_ Regístrese
2)_ Revise su Correo Electrónico y entre al enlace de activación de Cuenta (es el segundo enlace en su correo)
3)_Ingrese nuevamente e inicie sesión en la parte superior Derecha.
4)_ Entre al Tema Publicado y marque donde Dice Nuevo Tema para que pueda subir su material (Copiar Y Pegar el contenido de su Ensayo)
Venceremos!!
"LA UNIVERSIDAD LA HACEMOS LOS ESTUDIANTES"
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario


La Educación Y La Lucha de Clases

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Educación Y La Lucha de Clases

Mensaje por Vocería Lara el Sáb 20 Jul 2013, 7:31 pm

AUTOR:
Rongelis Pérez Ramos
25 DE ABRIL DEL 2013
En nuestro país los aborígenes con igualdad de condiciones, se repartían las responsabilidades de su tribu “vivían en comunas”, existía jerarquía, entre esas figuras de esa organización, tenemos el chamán y en cacique, el aprendizaje y formación del niño aborigen se realizaba a través de la praxis. La educación se daba en la socialización con el medio ambiente, por medio de la vida, con escaso desarrollo de los instrumentos de trabajo, ningún interés estaba sobre los intereses y necesidades su colectivo pues la prioridad fue siempre el bien común.
En la sociedad la experiencia se traducía con el desarrollo de instrumentos nuevos para el trabajo, aumentando la eficacia de su trabajo y con esto su producción agrícola, a la par del crecimiento poblacional; mientras iban surgiendo nuevas necesidades, lo que los obligaba a movilizarse a suelos más fértiles para satisfacer sus necesidades alimenticias, inter relacionándose con otras comunidades, y comienza, si se puede decir, una lucha entre opresores y oprimidos; la sociedad más fuerte sobresale y somete a la más frágil, es cómo aparece un factor determinante de herencia y vínculos consanguíneos pasando los conocimientos de generación en generación cada vez más perfeccionados dividiendo las funciones, que como en toda comunidad son unas más imprescindibles que otras, dando lugar a la propiedad privada, la tenencia de la tierra en manos de una sola persona, las funciones de administrador a una sola persona, el arte de curar a otra y así se dividieron las funciones y con ellas las clases, que va a repercutir en lo económico, social, ambiental, cultural e histórico, en todos los tiempos, hasta la actualidad, acarreando la pérdida de la conciencia social en lo colectivo por lo individual “Ya no era un tu y yo sino tu o yo”.
Se engendra entonces la génesis de las jerarquías, las clases sociales, la distribución de productos, y un carácter desigual en la condición de los individuos que justificó el sometimiento. La sociedad se divide entre administradores (que poseían el conocimiento) que tenían el poder o dominio y ejecutores que debían trabajar (dominados). Los grandes avances en técnica e industria llevaron al hombre a comercializar por mar, fenómeno tal que movía el aparato económico,  pudiendo entonces descubrir el nuevo continente, apropiándose de sus riquezas con la opresión que ya era para éstos un método bastante conocido en donde hicieron el desequilibrio más cruel conocido en la historia del mundo, en ese entonces le llamaron “la conquista de América”, trajo consigo la exterminación de nuestros aborígenes, esclavitud, depravaciones, deshumanización, despojos de lo cual el continente sufre sus consecuencias y que enriqueció en poder y económicamente al territorio dominante “Europa”.
Nuestro país no fue una excepción, pues se copó de desigualdades económica, sociales, con nuevas clases profundamente privilegiadas y otras tristemente desdichada en todos los aspectos que se marcó más en los años ochenta. El poder económico que dirige la organización social  actuó según sus provechos y no por los de la mayoría de venezolanos (trabajadores). Las tradiciones y mitos fueron reservorio espiritual y la religión los cuales permanentemente moldean la sociedad con un misterioso estigma de conformismo y sublimación que han jugado un papel bastante importante durante 20 siglos, no es menos cierto que el gobierno siempre fue la represión, el castigo para completar el sumísmo de las mayorías que por muchas razones; La iglesia siempre han estado del lado de las clases poderosas influyendo en sus intereses. Toda esta situación llevó al país al endeudamiento con potencia extranjera (Estados Unidos) y al sometimiento de sus designios, con políticas y programas dirigidos a que la población estuviera en completa reverencia, alienados con cultura extranjera, minimizados a creer imposible el desarrollo del país sin su “ayuda” a tal punto que jamás se pensó si quiera en la posibilidad de ser feliz con lo que se tenía. Es así como el pensamiento crítico queda deshecho, sometido a propuestas de privatización para agradar a quienes debían mucho más de lo que pudieran pagar.
En este punto ya el estado estaba completamente enajenado de la masas  trabajadoras, con práctica políticas educativas carentes de nuestra cultura, afianzando metodología de dominación que encamina a la masa trabajadoras aceptaran la desigualdad y a ser siempre obediente a los intereses extranjeros; completamente diferentes a las clases privilegiadas que siempre fueron educadas de forma diferente, educación cuya finalidad es formar hombres defensores de capitales y de los dueños de los medios de producción formando técnicos, administradores, comerciantes, etc., aislando los aspectos humanistas, sociales, de la vida misma; Vale entonces citar que quizás sin conciencia de ellos ya no eran del todo seres sociales, con exterminación plena de las prioridades primitivas, en la que era más importante el beneficio de las mayorías que se engranaba rápida y progresivamente para adoptar una nueva estructura social que llegó para perpetuarse: “el capitalismo”, donde la educación pasó a fomentar un eslabón para acumular riqueza que estaba muy alejado bien común.
Mientras se permitieron formas como el patriarquismo, la mujer venezolana estuvo al cuidado del hombre y de los hijos a la cual se llamó “Ama se Casa” irónicamente ya que en la casa valía mucho más lo que otro pensara o dijera; que lo que la mujer quisiera, en una sociedad machista los sueños y aspiraciones de las mujeres quedan totalmente atrofiados y con el tiempo van dejando de ser posibilidades para convertirse en sueños, a inicios del siglo XX, pasa al trabajo productivo y a formarse en el ámbito educativo gracias a las políticas de Estado, con esta inversión en la formación de la sociedad, se implementa el Sistema Educativo Bolivariano, el cual brinda atención desde el momento del nacimiento y durante todo el continúo humano, el cual está centrado el ser y ve al hombre con enfoque biopsicosocial; además, fortalece la cultura con (programas llamados “Misiones”) la Misión Cultura, formando personal capacitado para trabajar en nuestras Escuelas y Liceos, repensando la patria, de dónde venimos, quienes somos y hacia dónde vamos; Misión Sucre da respuesta en el año 2002, a bachilleres adultos que nunca lograron cursar  y culminar estudios universitarios, con una formación política y académica, enrumbada a cambiar el curso de nuestra historia educativa para siempre y en consonancia con las políticas de Estado al mismo tiempo que el Estado firma compromisos de convenios, programas e intercambios con otros países en forma multipolar, tal y como es el caso del Programa de Formación de Medicina Integral Comunitaria por el convenio Cuba-Venezuela en el cual se rompen los paradigmas de la institucionalidad de las escuelas de medicina para municipalizar la medicina y ponerla a la disposición de toda la población con una profunda transformación cultural, pues el enfoque social parece superar al enfoque cultural mismo, en intercambio permanente de ideas con profesionales provenientes de un país en que la educación fue tranaformada hacen 60 años con formación de valores y principios sociopolíticos que nos impactan profundamente, que vienen a beneficiar a la sociedad y a fortalecer en los sectores educativo, salud, tecnológico, productivo, transporte, agrícola y muchos otros en muchas oportunidades enriquecen nuestra cultura.
Venezuela requiere de una verdadera transformación de la sociedad que al parecer nos hemos enfocado en los contenidos y dejamos olvidados los principios y valores, condicionantes estos del tipo de sociedad, pero esa transformación debe aparecer con una reacción de las mayorías, educando en todos los escenarios, desde las bases que la sostienen sin olvidar que con solo 10 años de cabio educativo no podemos pretender que sean formados desde la familia, pues esta arrastra el tipo de cultura de conformismo, sublimación e ignorancia histórica. Nuestra sociedad cada día se muestra más carente de valores que puedan garantizar la vida en armonía entre los hombres y con el ambiente. Aun oprimidos por las cadenas del capitalismo, influenciados por diferentes elementos (tecnologías “medios de comunicación masivos, medios de producción y capitales).
Desde la educación, quienes nos transformamos con un profundo interés y compromiso social no podemos continuar pasivos, debemos romper los paradigmas de guiarnos por currículos, pues es imposible ignorar que fuera de las instituciones existe una realidad tangible: disfuncionalidad familiar, niños en situación de calle, pobreza extrema casi siempre acompañadas de eventos paranormativos como: alcoholismo, drogadicción, delincuencia, interés por violencia y pornografía en internet y avances tecnologicos que facilita el intercambio de la información y de la comunicación casi que ilimitadamente. Problemáticas estas que inciden en la formación integral de las nuevas generaciones con poco intercambio comunitario o en colectivos a lo que podríamos llamar “Una vida virtual” que se evidencia en  la práctica de escasos valores para la vida.
Es hora de llamarnos a ser crítico, en nuestras manos está la transformación de la sociedad que garantice la prevalencia de la vida en sociedad y en comunidad, en armonía con el desarrollo de la nación y el medio ambiente.
Venezuela tiene todas las condiciones para lograr transformaciones sociales,  a través de nuestras acciones; como es bien sabido las políticas de Estado propician los momentos para la reflexión, para dilucidar entre la lucha de los 80 y este momento histórico, enriquecedor, que nos ha permitido conocer nuestras raíces y nuestra cultura, que ha puesto como ejes fundamentales la salud, la educación, la producción agrícola, dándole prioridad, poniéndola al alcance de todos con su municipalización, incluyendo a los que durante décadas se encontraban excluidos, beneficiando a nuestros estudiantes con todas las herramientas necesarias para adquirir los mejores conocimientos. De la mano con el aparato productivo se han venido conformando cooperativas y empresas de producción social que articulan con las comunidades, brindan beneficios a los más desprotegidos. Se puede decir que aunque existen cooperación con otros países en la visión de Estado con una política multipolar y la mirada al sur de nuestro continente que también ha sufrido el impacto negativo del capitalismo (el ALBA). Siguen siendo Moral y Luces nuestras principales necesidades.
Es bien sabido que Venezuela hace historia, no con palabras, con hechos, en discusión acerca de nuestras realidades en lo local y nacional, reflexionando y debatiendo ideas, de la mano con los Consejos Comunales, familias, organizaciones, etc., en intercambio de saberes permanente debemos impulsar la liberación de conocimientos, con una vision crítica, didáctica y estratégica, enfocada en el colectivo y se cree la conciencia social que tanto requerimos para llevar a cabo la transformación educación se puede traducir como el motor de la transformación social del individuo, la comunidad y la sociedad.
En la actualidad existen techos que nos impiden creciendo transformador: como la corrupción, las deficiencias de programas, mala gestión de gobernantes que dicen estar comprometidos con ideales socialistas, que si bien no es algo que nos beneficie en la transformación de la educación, si nos sirve como muestra de que las transformaciones deben venir desde dentro (desde la conciencia); pero no deben dejar de venir desde fuera (desde instructores capacitados), debemos ser críticos en todo momento, ya que estamos en revolución y como la palabra lo dice es evolución de la evolución, y si dejamos de ser críticos y auto críticos inevitablemente nos estancamos y dejamos de ser revolucionarios.

Vocería Lara
Admin

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 20/07/2013
Edad : 29

Ver perfil de usuario http://www.vocerialara.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.